Para algunas personas, aprender a controlar su ansiedad es todo lo que pueden esperar si no pueden superarlo por completo. Para ayudar con esto, hay varias técnicas de relajación que puede usar para calmar la mente y reducir la tensión muscular que la ansiedad puede causar. Si quieres tener un buen dia de relajamiento con tus amigas tienes que ir a un lugar donde haya buenas camas de masaje en Tijuana y un ambiente armonioso donde te puedas relajar.

 

Recuerda que si tienes algún problema médico, como problemas respiratorios, hable con su médico de cabecera antes de intentar cualquier ejercicio de relajación o avisale a tu masajista con tiempo.

 

¿Cual es la duración promedio?

Debe intentar reservar 30 minutos, 2 o 3 veces al día para practicar estas técnicas. Mientras más practiques, mejor obtendrás y serán más efectivos.

 

Es importante seguir usando estas técnicas, incluso si no te sientes mejor enseguida. Tomará tiempo y práctica regular antes de comenzar a sentir los beneficios.

 

Preparación de relajación

Antes de que comiences a relajarte, asegúrate de que tu mente, cuerpo y entorno estén bien. Para prepararse:

 

encuentra una habitación fresca y tranquila donde no te molesten

recostarse o sentarse cómodamente sin cruzar las piernas

ponte ropa cómoda y quítate los zapatos

Cierra ligeramente los ojos o concéntrate en un lugar frente a ti

aclara tus pensamientos y concéntrate en tu aliento

No te preocupes si no puedes relajarte de inmediato. Los pensamientos pueden aparecer en tu mente. No te concentres en ellos solo déjalos pasar.

 

Tome nota de lo relajado que estaba antes, y luego, de los ejercicios para ver si le ayudaron.

 

Respirando para relajarse

Respirar demasiado rápido y profundamente puede hacerlo sentir mareado, débil o incluso más ansioso. Tomar respiraciones lentas y regulares puede ayudarlo a controlar los pensamientos y sentimientos ansiosos y hacer que se sienta más tranquilo.

 

Para controlar tu respiración:

 

Coloque una mano sobre su pecho y la otra sobre su estómago. Quieres que tu estómago se mueva más que tu pecho mientras respiras

Respire lenta y regularmente (a través de su nariz si puede). Mire sus manos mientras respira. La mano sobre su estómago debe moverse y su pecho no debería

exhalar lentamente a través de labios fruncidos

repite esto 10 veces, dos veces al día

Puede tomar tiempo dominar esta técnica. Una vez que lo haya hecho, no necesitará mirar sus manos o colocarlas boca abajo.

 

Ejercicio de visualización simple

Este ejercicio implica usar una imagen como una forma de enfocar la mente.

 

Cree en su mente un lugar ideal para relajarse. Puede ser:

 

Real o imaginario

en algún lugar encontrará descanso, calma, seguridad y felicidad

un lugar al que le gustaría volver cada vez que sienta la necesidad de relajarse

Imagínatelo con todo el detalle que puedas, utiliza tus sentidos para que sea lo más real posible y diviértete cómodamente disfrutando de este lugar.

 

Ahora cierra los ojos y toma una respiración lenta y regular por la nariz. Toma conciencia de tu respiración. Concéntrese en su lugar de relajación en todos sus detalles y respire por la boca.

 

Haz este ejercicio de 10 a 20 minutos.

 

Relajación muscular rápida

Este ejercicio te enseñará a reconocer y reducir la tensión muscular. Puede aliviar la tensión en cualquier parte de su cuerpo con solo tensar y relajar cada músculo por turno.

 

Sentado en una silla cómoda:

 

cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Lentamente inhale por la nariz y exhale por la boca hacer un puño, apretando su mano fuertemente

sostenlo por unos segundos, notando la tensión

abra lentamente los dedos y sienta la diferencia: observe la tensión que se va. Tu mano es mucho más ligera y relajada. disfruta de esta sensación

Si tiene lesiones físicas o condiciones que pueden causar dolor muscular, no tense el músculo en esa área.

 

Relajación con código

Una vez que hayas dominado algunos ejercicios de relajación puedes usarlos cuando y donde sea que necesites a lo largo del día.

 

Para hacer esto, puede usar una ‘señal’, algo que llamará su atención y le recordará:

 

deja caer tus hombros

revisa tu respiración

relaja los músculos de tu cuerpo

Un ejemplo de “señal” podría ser un pequeño punto de color en su reloj, o una habitación en su hogar, que actuará como su recordatorio.

 

Después de la relajación

No se apresure a levantarse después de los ejercicios de relajación. Siéntese con los ojos cerrados durante unos minutos para evitar la posibilidad de sentirse mareado. Abre los ojos y asegúrate de sentirte bien antes de ponerte de pie.